La variante británica del SARS-CoV-2 es 45% más contagiosa que el virus original, revela estudio en Israel

“La importancia de este estudio radica en que es uno de los primeros que se basa en información real de contagios y que muestra que, tal como se sospechaba, la variante británica es muy contagiosa”, señaló el autor de la investigación.

VER MÁS

La variante británica del SARS-CoV-2 es más “transmisible”, pero no aumenta gravedad de COVID: estudios

Jerusalén, 20 abr (EFE).- Un estudio de la Universidad de Tel Aviv difundido hoy reveló que la variante británica del coronavirus es un 45 por ciento más contagiosa que el virus original.
El estudio, publicado en la revista Cell Reports Medicine, comparó la tasa de reproducción y concluyó que un portador de la cepa original contagia un promedio de una persona, mientras que el infectado con la variante británica transmite el virus a 1.5.
“La importancia de este estudio radica en que es uno de los primeros que se basa en información real de contagios y que muestra que, tal como se sospechaba, la variante británica es muy contagiosa”, mencionó a Efe el profesor Moti Gerlitz, autor de la investigación, que anticipa que esta cepa se convertirá en la predominante a nivel mundial.
Propagación de la variante británica en Israel. Foto: Tel Aviv University
Los investigadores estudiaron una muestra de 300 mil pruebas de coronavirus realizadas en Israel y analizaron la evolución de ambas cepas entre los meses de diciembre de 2020 y enero de 2021.

VER MÁS

La variante británica del SARS-CoV-2 tiene una mayor propagación entre los niños en Italia

Las pruebas analizadas mostraron que en seis semanas la variante británica pasó de representar el cinco por ciento de los resultados positivos identificados a un 90 por ciento.
“Para explicar este dramático aumento, comparamos la tasa de reproducción del virus SARS-CoV-2 con el de la variante británica. Descubrimos que la variante británica es un 45  por ciento, casi 1.5 veces, más contagiosa”, explicó el profesor Ariel Munitz, del Departamento de Inmunología y Microbiología Clínica de la Universidad de Tel Aviv.

Comments

comments